Puertas automáticas para salas blancas

Puertas automáticas para salas blancas

Después de hablar en anteriores posts de los componentes principales para cerramientos de salas blancas, hoy lo haremos sobre las  puertas automáticas para salas blancas.

Su instalación es imprescindible para facilitar el acceso y salida de mercancías por medios de transporte manuales o motorizados.

¿Qué puertas automáticas instalar?

Dentro de la gran variedad existente, en nuestro caso nos centraremos en las puertas enrollables verticales, con diferentes ejecuciones, en función del ambiente a separar.

Con la misma filosofía de funcionamiento, en unos casos se prioriza la resistencia a los posibles impactos de los medios de transporte y en otros lo importante es garantizar la estanqueidad para controlar las presiones del aire.

En ambos casos suelen ser autorreparables, ya que cuentan con un sistema de control en caso de impacto contra la puerta. La lona se desprende de las guías y vuelve a introducirse automáticamente al subir, con sólo accionar un botón

Otras, disponen de un sistema autorreparable limitado a los primeros 1400mm de recorrido desde el suelo. En este caso, están fabricadas con una estructura y tambor en aluminio con una lona de PVC ignífuga tipo M2, que la hacen ideal para áreas presurizadas de laboratorios.

Existen muchos tipos de accionamiento de apertura y cierre para este tipo de puertas automáticas para salas blancas. Desde los clásicos pulsadores, interruptores de tirador, con llave; hasta los detectores de campo magnético, infrarrojos, barreras fotoeléctricas, mandos a distancia, etc.

¿Cómo funcionan los enclavamientos?

Los enclavamientos se utilizan para evitar comunicación entre dos ambientes muy distintos como pueden ser una el exterior con un pasillo de producción, o dos zonas con distinta presión o calidad del aire.

Las puertas se instalan en esclusas de acceso, estando enclavadas como mínimo cada dos unidades, en algunos casos el enclavamiento puede ser múltiple de acuerdo al diseño adoptado.

El enclavamiento consiste en evitar la apertura de una de las puertas si la complementaria ya ha iniciado la maniobra. Se puede dotar de un sistema de luces tipo semáforo para alertar a los usuarios. En caso de fallo de corriente, las puertas deben disponer de un sistema mecánico manual, que permita su apertura.

Otros complementos

En próximos posts comentaremos otros complementos como los sistemas de enclavamiento (semáforos) para puertas manuales de salas blancas, difusión del aire, iluminación, sistemas seguridad, etc.