Pre filtros de aire

Tras comentar las normativas actualizadas sobre filtración, con este post de pre filtros de aire iniciamos una visión práctica sobre las diferentes etapas y su aplicación.

Hoy  hablaremos sobre los Pre filtros de aire,  que es como se conoce de forma práctica a los denominados Filtros de polvo grueso.

¿Por qué los denominamos Pre filtros de aire?

Se denominan así porque en sistemas completos de climatización es la primera etapa que precede a los Filtros Finos o Intermedios, y  a su vez estos  a los denominados Absolutos.

Cuando hay más etapas  un eventual “error”  en los pre filtros, lo pueden solventar las etapas posteriores, que a pesar de verse afectadas, pueden mantener la calidad del aire tratado.

Aplicaciones  del pre filtros de aire

Los pre filtros, como hemos comentado  son  la primera etapa de filtración, pero en la gran mayoría de sistemas  es la única, y por ello la más importante.

No destacamos lo de importante como grado de calidad, ya que eso corresponde a las etapas posteriores, pero si lo es al actuar como primera y a veces única barrera de protección.

Del grado de saturación y limpieza de esta etapa depende la durabilidad del resto de filtros  posteriores, o del equipo de tratamiento, de aquí la importancia de su buen mantenimiento.

Si no se limpian o sustituyen con la frecuencia adecuada, la presión del aire arrastra las partículas de polvo y se pueden saturar los filtros posteriores o baterías de tratamiento.

Tipos de pre filtros de aire

Se presentan en múltiples formatos y para cada una de las clases. Se fabrican con marco de cartón desechable,  con marco metálico,  en rollos para cortar a medida,  en rollos preparados para filtros automáticos, etc.

También las manta o elementos filtrantes tiene diferentes calidades, sintéticos, sintéticos impregnados, fibra de vidrio, con adhesivo anti bacterias, lavables, incinerables, etc.

¿Podemos pedir los filtros con la nomenclatura EN779?

Como hemos comentado en Post anteriores, la norma ISO 16890 emplea un método de agrupación para las clases G y F diferente al que estamos familiarizados por la norma EN 779.

Comparar directamente las antiguas clases de filtros y los nuevos grupos no es sencillo, ya que la EN 779 examina una fracción de los datos de rendimiento analizados por la ISO 16890.

No obstante la mayoría de fabricantes mantiene en las columnas de selección las clases G1 a G4 y nos indican la “equivalencia” con las nuevas denominaciones indicando un porcentaje de retención.