¿Qué necesitamos saber para instalar un filtro de aire?

¿Qué necesitamos saber para instalar un filtro de aire?

Hoy con este post contestaremos a la pregunta sobre qué necesitamos saber para instalar un filtro de aire correctamente.

Analizados en anteriores post las diferentes etapas de Filtración, las recomendaciones de cambio y las nuevas normativas, hoy haremos una reflexión sobre la instalación de los filtros de aire.

¿Los filtros en sí mismo ya funcionan?

Aunque resulte una obviedad los filtros sin circulación de aire no sirven para nada, es decir por el hecho de haber seleccionado un filtro de gran calidad si por él no circula el caudal de aire de diseño, no hemos conseguido el objetivo.

Si la instalación de los filtros no es correcta, por ejemplo, por una holgura excesiva en su alojamiento, por una mala fijación, por un tamaño inadecuado, etc., tampoco conseguiremos la eficacia deseada.

¿Qué parámetros son los más importantes?

Para una correcta instalación de los filtros de aire, se debe tener en cuenta que los filtros de aire son consumibles cuya duración se ve afectada por diversas circunstancias.

Los cuatro parámetros principales de diseño son, la clase del filtro (nivel de retención), el caudal de aire nominal, la velocidad de paso del aire y la  perdida de carga, este último parámetro se establece como la diferencia de presión del aire antes y después del paso del filtro. Todos estos datos los facilitan los fabricantes de filtros.

A lo largo del tiempo, con el uso, el filtro va reteniendo partículas y esto se manifiesta en un aumento de la perdida de carga del mismo debido a la concentración de partículas. A efectos de una correcta instalación de los filtros de aire, se debe tener en cuenta no sólo la pérdida de carga inicial sino también la pérdida de carga final recomendada.

Este dato también facilitado por el fabricante, es el indicativo por el cual el filtro debe reponerse por uno limpio o nuevo.

Ver sistemas y métodos de control en nuestro post Limpieza o sustitución Filtros de Aire.

El conocer el dato de la pérdida final recomendada, es fundamental  para evitar que esta diferencia de presión sea superior al coeficiente de integridad estructural del filtro, ya que si se supera produciría una rotura del medio filtrante provocando el paso de aire sin filtrar.

Los sistemas de climatización se diseñan para que el caudal  de aire sea constante. Según aumenta la perdida de carga en el sistema, los ventiladores de impulsión , por medios manuales o automáticos, deben compensar las pérdidas de carga de los filtros y de todo el circuito.

Al mantener un caudal de aire, para hacer frente a las pérdidas de carga elevadas,  aumenta el consumo energético, los equipos trabajan al límite y se corren riesgos de averías y por ende un aumento de los costes de mantenimiento.